Ei-iE

Reino Unido: Los sindicatos afirman que el proyecto de ley de Educación supone un paso adelante hacia la privatización de las escuelas

publicado 10 junio 2015 actualizado 15 junio 2015

Los sindicatos de docentes de Reino Unido critican firmemente el proyecto de ley de Educación del Gobierno que pretende convertir 1 000 de las llamadas escuelas 'deficientes' en academias y eliminar "lagunas burocráticas y legales".

NUT: Una promesa inviable e irracional

Christine Blower, Secretaria General del National Union of Teachers (NUT), afiliado a la Internacional de la Educación (IE) y Presidenta de la Región Europea de la IE, ha denunciado que el proyecto de ley representa otro paso adelante hacia la academización, que a la larga significa privatización, “con una intención adicional de acallar las críticas, incluidas las de los padres y profesores, así como las de los concejales municipales y las comunidades donde se encuentran estas escuelas”.

Asimismo, afirmó que las propuestas del proyecto de ley constituyen “un duro ataque a la educación integral estatal y un paso adelante hacia la privatización escolar completa”.

La promesa de privatizar hasta 1 000 escuelas es “tan irracional como inviable”, puntualizó, y añadió que ya hay escasez de directores, y la promesa de despedir a más directores no hará más que agravar el problema.

El Gobierno justifica esta extendida y acelerada privatización de nuestro sistema escolar alegando que se preocupa por el nivel de educación adquirido por los alumnos, afirmó Blower, matizando que, sin embargo, existen ahora muchas evidencias que demuestran que las academias no influyen en el nivel de educación en las escuelas.

NASUWT: Esta no es la manera de aumentar el nivel de educación

Chris Keates, Secretaria General de la National Association of Schoolmasters Union of Women Teachers (NASUWT), también una organización miembro de la Internacional de la Educación, se hizo eco de la posición de Blower explicando:

“Garantizar que todos los niños y jóvenes reciban su derecho al más alto nivel de educación debe ser la prioridad de cualquier proyecto de ley educativo. No obstante, está claro que a través de este proyecto de ley el Gobierno está decidido a continuar con su enfoque obsesivo en el cambio estructural, a pesar de que hay claras evidencias de que esto no elevará el nivel”.

Por otra parte, ella destacó que esta legislación que amenaza con despedir a los directores de escuela no hará nada para elevar los niveles de educación, ya que simplemente aviva la crisis de contratación y retención de docentes.

Keates prosiguió afirmando que quizá uno de los elementos más preocupantes de este proyecto de ley es la disposición que parece ser un ataque directo contra el derecho fundamental de los padres a opinar sobre el tipo de educación que quieren para sus hijos: "Abusar del proceso legislativo para tratar de acallar las críticas y reprimir la oposición es un tema espeluznante que ocurre en demasiados proyectos legislativos de este Gobierno y a todos nos debe preocupar que los Gobiernos abusen de su poder para atacar derechos y libertades fundamentales".