Ei-iE

En marcha con la escuela: Orientaciones, Consideraciones y Recursos de y para los Sindicatos de la Educación para Informar la Toma de Decisiones en Tiempos de COVID-19

publicado 30 julio 2020 actualizado 17 agosto 2021

En marcha con la escuela ofrece una gran cantidad de recursos para fundamentar la respuesta de los sindicatos de la educación en esta próxima etapa de la crisis educativa provocada por la COVID-19. Este documento incluye información, estudios y, lo que es más importante, ejemplos de acciones sindicales en más de 50 países de todas las regiones.

La Internacional de la Educación publicó el pasado mes de abril su Guía para la reapertura de escuelas e instituciones educativas. Tomando como base las opiniones de docentes de diversos contextos de todo el mundo, identificamos cinco ámbitos esenciales en los que los gobiernos deben centrarse para garantizar una transición segura a la educación presencial y para mitigar el impacto de los prolongados cierres tanto para el alumnado como para los y las trabajadores de la educación. Los cinco pilares de la Guía de la Internacional de la Educación son:

  1. Participar en el diálogo social y político
  2. Garantizar la salud y la seguridad de lascomunidades educativas
  3. Hacer de la equidad en una prioridad máxima
  4. Apoyar el bienestar física y emocionaly la recuperación
  5. Confiar en la profesionalidad de losy las trabajadores de la educación

Redactado en torno a estos cinco pilares, En marcha con la escuela ofrece una gran cantidad de recursos para fundamentar la respuesta de los sindicatos de la educación en esta próxima etapa de la crisis educativa provocada por la COVID-19. Este documento incluye información, estudios y, lo que es más importante, ejemplos de acciones sindicales en más de 50 países de todas las regiones.

El camino por recorrer no será nada fácil. Sin embargo, el título En marcha con la escuela también se refiere a la oportunidad que nos presenta. El regreso a la educación presencial es una transición que no debe ser del retorno a sistemas educativos infravalorados, financiaciones insuficientes y profundamente desiguales. Esta situación excepcional nos brinda la oportunidad de mejorar los sistemas, en particular a medida que el mundo comprende ahora mejor la complejidad y el valor de nuestro trabajo. Las escuelas son irremplazables y absolutamente esenciales. Son el corazón de nuestras comunidades. Ahora es el momento de mantenernos firmes y asumir el liderazgo que nos corresponde como la profesión organizada y de principios que somos. Debemos seguir enseñando, debemos seguir aprendiendo, movilizándonos y organizándonos por nuestros compañeros y compañeras y por nuestro alumnado. Juntos podemos transformar esta terrible crisis en los cimientos de un mundo mejor.